El alcalde de Lastras junto a los paquetes de agua embotellada que se distribuyeron cuando tuvieron el problema de arsénico. | Foto Nuria Pascual |

Los vecinos de Lastras de Cuéllar consumen desde ayer agua embotellada por el exceso de nitratos detectado en el agua de la red de agua potable. Sendos bandos advertían ayer a los vecinos, el primero informaba de la detección de ese exceso de nitratos que hace que el agua no sea apta para el consumo en boca “limitando su consumo al higiénico sanitario (aseo y limpieza)” e indicaba que “se realizará un seguimiento de la incidencia y se comunicará mediante bando cuando ésta se haya corregido”.

Esta no es una situación nueva para los lastreños ya que vivieron una situación parecida a causa del arsénico a la que se dio solución hace casi tres años.

El segundo bando anuncia a los vecinos que los lunes de 10.00 a 11.00 en Los Toriles se realizará la entrega de agua embotellada a los vecinos, a razón de 6 botellas de litro y medio por persona y semana.

El alcalde de Lastras, Andrés García, ha señalado que el nivel de nitratos en el agua se ha elevado a 54 mg/l, situándose el límite fijado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el agua de consumo humano en 50 mg/l. Este nivel les llevó a publicar los bandos indicando que el agua no es apta para consumo y lleva al reparto de botellas para el suministro de los vecinos.

García a afirmado que cuando se  pidió ayuda para  solucionar el problema del arsénico en el agua ya se señaló que la solución ideal era la de tomar el agua de Las Fuentes del rio Cega de donde ya se suministran otros municipios como Aldea Real o Zarzuela del Pinar “pero como está al lado del rio el presupuesto serían unos 350.000 euros”, la falta de presupuesto por parte de la Junta de Castilla y León llevó a ejecutar una solución menos costosa (59.000 euros) consistente en la construcción de una planta potabilizadora para eliminar el arsénico mediante absorción con lecho de hidróxido férrico. Una solución que tras más de dos años y medio demuestra que no es suficiente, a pesar de que desde el Ayuntamiento García señala que ya les cuestionó que sucedería el día que aparecieran nitratos en el agua lo cual ya ha sucedido. “No es la solución al problema total del agua, porque entonces fue parcialmente solucionado para limitar el arsénico pero ahora han saltado otros parámetros para lo cual se necesita otro filtro o darle otra solución”, afirma el alcalde reiterando que la solución ideal era la propuesta inicialmente de traer el gua de Las Fuentes.

El primer edil recuerda también que manifestaron a Junta la gran cantidad de pérdidas de agua que tienen en la red, “tres veces más del agua que se consume”, y aceptaron la solución del filtro para el arsénico con la confianza de que les ayudarían en la renovación de la red de abastecimiento” porque de esta forma el coste por metro cúbico es mucho más alto porque se pierde mucho”. Desde la Junta se les indicó que habría ayudas que casi tres años después “las estamos esperando”, afirma García.

El alcalde ha asegurado que la situación actual ya ha sido puesta en conocimiento de la Junta y de la Diputación Provincial, y a lo largo de la mañana de hoy ha intentado contactar con la administración regional para ver qué soluciones sugieren al problema.