Viernes, 22 de Noviembre del 2019

El Mirador

Cambiar la sociedad

En apenas ocho días, los españoles, en la mayoría de los pueblos de nuestra geografía, volvemos a las urnas. No olvidemos que, a pesar de que muchos de los que ejercerán este derecho, siempre han vivido en democracia, no hace muchas décadas éste no era posible. Tenemos la opción de elegir a aquellos representantes, que bajo mi punto de vista, más influyen en nuestro destino. Al menos en la inmediatez del

Entre sainete y entremés

|Por Francisco Salamanca| El gimnasio del colegio La Villa navega cual género teatral mayor, entre el drama y la tragicomedia, alcanzando sus actores interpretaciones grotescas que rayan el sarcasmo y superan la parodia. Actores en escena que tratan de alcanzar la gloria en una obra cuyos actos superan ya los de La Celestina, actores sobre un escenario diseñado para su prestancia, alejados del populacho, que esperamos cada intermedio para regocijarnos con

El cosaco

|Por José Luis G. Coronado| Yo debía andar por los catorce o quince años cuando, refugiado del bochorno de una tarde de agosto, frente a un granizado de limón, rendía visita a una señora entrañable de la buena sociedad cuellarana, sabiendo que, como en ocasiones anteriores, iba a referirme alguna sabrosa historia de la villa que ella misma decía haber vivido o que le habían contado de primera mano y

Asignatura más que pendiente.

|Por Ángel Carlos Hernando| Correr, nadar, pedalear, desplazarse grandes distancias para competir. Si, pero ¿hacia dónde?. Hacia la satisfacción personal, en deportes individuales, supongo. Hacia la supervivencia de la asociación en los colectivos. Eso parece inferirse de los resultados obtenidos. A los sociales me refiero, no a los que marca la competición. De éstos, podría decirse, con matices, que no son malos. A pesar de que ha aumentado considerablemente el

La peste

|Por José Luis G. Coronado| En estos días de complicaciones sanitarias, disparates políticos y la consiguiente indignación de la gente en la calle, como consecuencia del primer contagio en España del virus africano, uno vuelve la vista a la biblioteca para recuperar lo que en ocasiones similares nos dejaron escrito los clásicos. Estoy releyendo el “Diario del año de la peste” de Daniel Defoe. Esta obra tardía del considerado padre

Cierra “Tiro Susano”

|Por Gustavo Gómez| Tras 105 años de actividad, Tiro Susano ha cerrado. El jueves de Toros fue su último día. Han sido tres generaciones las que han convertido las escopetas de perdigones en un negocio centenario. Pocas actividades empresariales de Cuéllar cuentan con una trayectoria tan dilatada. Mi abuela Luisa y mi padre, Pipe, me confirman que ellos recuerdan de siempre a esta familia ligada al ocio de los cuellaranos.

Mi pregón

|Por José Luis G. Coronado| Un año más, cuando ya se percibe el olor a toros que sube desde los corrales del Segoviano, cuando están ya las talanqueras preparadas para encauzar el milagro de luz y valor de los encierros, todos tenemos a punto nuestros corazones para recibir el bautismo de vino con el que nos vamos a ungir para la fiesta. Hemos acudido al toque de asamblea con el que

Vallas

|Por Fernando Cárdaba| Últimamente me vengo fijando en unos objetos habituales. Las vallas. Esos objetos más o menos grandes que sirven para cercar un espacio determinado; para poner límites o prohibir el paso; para marcar una senda o protegerse de algo; para marcar propiedades o para evitar peligros… No es que me fije en todas, porque a cada paso que das te las encuentras, pero sí me fijo en algunas

El desahucio (*)

|Por José Luis G. Coronado|  -¿Tú vas a los desahucios…? preguntó Dani. Julia se limitó a negar ligeramente con la cabeza. El chico dio un sorbo a su cerveza: -Yo voy cuando puedo… o me entero… hizo una pausa: a veces se consigue parar alguno… la verdad es que los menos… endureció el gesto y siguió: los hijos de puta de los bancos no tienen entrañas… ni los maderos… cerró

Participación

|Por Ángel Carlos Hernando| Supongo que los ciudadanos tenemos todo el derecho del mundo a estar cabreados, o cuanto menos decepcionados, a tenor del deterioro de nuestros derechos. Esta es la valoración social que cabría hacer del alto índice de abstención que reflejan las últimas encuestas sobre las elecciones europeas que se celebrarán este domingo. Esta razón, junto con la percepción errónea de la poca importancia que tienen para nosotros,