Lunes, 16 de Septiembre del 2019

Francisco Salamanca

Aldeanuevas para rejones. Fallaron los aceros

| Por Francisco Salamanca  ||  Fotos: Gabriel Gómez | Cuarta de feria. Se celebró la corrida de rejones aplazada por la lluvia el lunes 26 de agosto. Con más de media entrada, se lidió un encierro de la ganadería de Hermanos Sánchez Herrero de buena planta, excesivamente arreglados, encastados y que dieron la cara. Bravos el  segundo y el sexto; se rajo el quinto. Pablo Hermoso de Mendoza, saludos desde

Novillos de categoría, 150 capotazos y 300 muletazos

|  Por Francisco Salamanca  ||  Fotos: Gabriel Gómez  | Segunda de feria. Con un cuarto de entrada, se lidiaron novillos de la ganadería portuguesa de Condessa de Sobral, espectaculares de capa y de cumplida presentación, con excepción del primero que baja por la cara. En general, encastados, con poca clase en el caballo y excelentes para la muleta. Se rajó el sexto, sobresalió el quinto, pero su actitud ante el

Novillos de colores para homenajear a Enrique Sánchez Senovilla

| Por Francisco Salamanca  ||  Fotos: Gabriel Gómez | Se lidiaron novillos de Ángel Luis Peña, variados de capa y presentación, desiguales, escasos de cara, algunos sospechosos de manipulación, encastados, acusaron falta de fuerza el 2º y 5º, y fueron excelentes para la muleta el 1º, 3º y 4º, que en su pelea con el caballo no dieron la talla, privándoles de la vuelta al ruedo. El 6º, el mejor

Coplas de ciego

|Por Francisco Salamanca| Cómo brillan las farolas cómo lucen las aceras pensándolo bien, espera, este pueblo está que mola. Bancos recién pintados columpios de mil colores, Cuéllar está alucinado, ni de purín hay olores.  Las calles se han repintado arcenes de rojo vivo, flores donde hubo cardos donde broza, lucen lilos. Como un hada madrina alcalde varita en mano, cual Midas toca y, ¡atina! lo malo convierte en sano. ¿Mas…,

Entre sainete y entremés

|Por Francisco Salamanca| El gimnasio del colegio La Villa navega cual género teatral mayor, entre el drama y la tragicomedia, alcanzando sus actores interpretaciones grotescas que rayan el sarcasmo y superan la parodia. Actores en escena que tratan de alcanzar la gloria en una obra cuyos actos superan ya los de La Celestina, actores sobre un escenario diseñado para su prestancia, alejados del populacho, que esperamos cada intermedio para regocijarnos con

Si el abuelo levantara la cabeza

| Por Francisco Salamanca | Que pronto olvidamos lo que fuimos. Afortunadamente las crónicas, los medios gráficos e incluso la arquitectura de muchas de nuestras casas, intra y extramuros nos recuerdan que nuestra villa tuvo, en la agricultura, la principal fuente de ingresos de la mayoría de los vecinos, hasta bien entrado el siglo XX, a pesar de que en sus principios ya existían las primeras fábricas de harinas y achicoria.