| Los alumnos pudieron adquirir productos con el bigote del movimiento como protagonista |

Chapas, bolsas, calcetines, camisetas, mascarillas, rifas… ayer el colegio San Gil se llenó de bigotes con el rastrillo a beneficio del movimiento Movember. Esta es la principal actividad que el centro realiza para recaudar fondos y en la que cuenta con la implicación de los alumnos, de los padres y también de los docentes.

Durante toda la jornada lectiva el acceso al centro acogió este rastrillo por el que los alumnos fueron pasando por cursos y en grupos reducidos para comprar algunos de los productos promocionales. Este año la novedad han sido las bolsas con el lema “Don`t stop me #movembertolrato” aunque el top ventas son siempre las chapas que cada año suman nuevos diseños. Dalí, Chaplin, Frida Kahlo, Fredy Mercury, Homer Simpson, Epi y Blas, Cazafantasmas, Supermario, Harry Potter, Star Wars… había tantos modelos de chapas bigotudas que a los niños les ha costado elegir. Eso si todos llegaban provistos de sus monederos con el dinero para hacer sus compras y aportar su granito de arena en pro de la salud masculina. Los alumnos podrán seguir comprando productos Movember en el centro durante todo el mes.

Movember promueve el cuidado de la salud física y mental masculina, algo que no es fácil llevar a las aulas “porque no hablamos directamente de cáncer de próstata o cáncer testicular ni de suicidios”, señaló la directora del centro e impulsora de esta iniciativa, Noa Ladrón. Así detalló que sí que se habla de una manera adaptada “de la importancia de cuidarse tanto hombres como mujeres, pero especialmente animar a los hombres que les cuesta más acudir al médico a que vayan, que se cuiden que tengan una alimentación saludable, que se muevan y sobre todo que si se encuentran mal pidan ayuda y que hablen”.

“Las mujeres cuando nos reunimos nos lo contamos todo, los hombres pueden estar horas juntos y realmente no contar cómo se sienten”, apuntó la directora del centro destacando la importancia de que exista esa comunicación.

En el centro se trabaja con los niños desde 3 años hasta sexto de primaria con actividades adaptadas a su nivel. Así los mayores ya conocen bien qué es Movember, los tipos de cáncer y por qué es importante acudir al médico. Con ellos van a intentar conectar online con los Butcher Brother`s que les puedan hacer preguntas y les resuelvan las dudas que tengan.

En cursos inferiores han trabajado decorando bigotes, realizando murales y han hecho manualidades con bigotes para regalar en casa. “Tenemos un dosier con más de 40 actividades”, afirmó Ladrón señalando que además este año, que el cine es el tema anual de las actividades del colegio, dedicarán una actividad a bigotes cinematográficos. Será un concurso en el que los niños tendrán que adivinar a quién pertenece cada bigote de los que se propongan en el blog del centro.

Los alumnos de infantil y primero de primaria trabajan ya con el cuento `Moustache´ que trata sobre la curiosidad de un gato que se quema los bigotes. Ladrón señaló que los niños han realizado un mural con un gran gato para el que han diseñado bigotes que cada día le van cambiando. “Así ellos cada día van a relacionar el bigote con Movember y con la importancia del cuidado de la salud masculina”, concluyó Ladrón.

El Ayuntamiento de Cuéllar se ha sumado esta semana por tercer año al movimiento colocando una pancarta en su fachada e iluminándola de azul por las noches.