Exposición de las obras de Florentino Trapero.

El Ayuntamiento de Aguilafuente ha reabierto la exposición permanente del escultor Florentino Trapero, tras los trabajos de remodelación llevados a cabo a lo largo de los últimos meses. Así ya han finalizado volviendo a incorporar este espacio a la oferta cultural de la localidad.

Florentino Trapero fue un escultor, imaginero, restaurador, pintor y maestro que nació en Aguilafuente en 1893. Discípulo y amigo del escultor segoviano Aniceto Marinas tuvo una prolífica vida en la que esculpió más de 200 obras y realizó incontables obras pictóricas repartidas por varios puntos de la geografía española.

El escultor siempre tuvo muy presentes sus raíces aguiluchas y segovianas. En las calles de Aguilafuente se pueden encontrar varias de sus esculturas entre las que destacan la estatua de Adán arrepentido o los relieves del Hachero y el Segador situados en la fuente monumental de la plaza de la Fuente.

El orgullo que Florentino Trapero sintió por su tierra hizo que a su familia donase al Ayuntamiento de Aguilafuente buena parte de las obras que conservaba en su taller para ser expuestas en la villa y de esta forma recordar su figura. En una sala de la planta baja del Consistorio se encuentra esta exposición permanente que alberga 98 obras del artista. La mayoría de ellas son bocetos y moldes en escayola pero también encontramos tallas directas sobre madera, ejemplares únicos y una buena muestra de dibujos y retratos.

Durante el año 2020 se ha realizado una modernización de este espacio para que el visitante pueda empaparse de la impronta del artista sumergiéndose en lo más profundo de su taller. Tras varios meses de trabajo, la exposición volvió a abrir sus puertas el sábado. Aquellos que deseen visitarla, deberán hacerlo mediante una cita previa llamando al teléfono 605 842 481.