Imagen del pleno celebrado en el Ayuntamiento de Cuéllar en julio de 2020. | Foto: Gabriel Gómez |

Imagen del pleno celebrado en el Ayuntamiento de Cuéllar en julio de 2020. | Foto: Gabriel Gómez |

| La sesión del jueves, 26 de noviembre, ya ha sido convocada de forma presencial | 

Los grupos municipales del Partido Popular y Ciudadanos han registrado un documento en el Ayuntamiento solicitando de nuevo al alcalde, Carlos Fraile, la celebración telemática de los plenos.

Así le señalan que “ante su incomprensible e injustificada negativa a convocar las sesiones de Pleno de forma telemática, dada la situación sanitaria que estamos viviendo como consecuencia de esta pandemia, y su obstinación en mantener que sean presenciales, lo que supone no solo un ataque a derechos subjetivos e intereses legítimos de quienes por nuestro cargo debemos asistir sino también un acto de irresponsabilidad por su parte“, deben recordarle que desde el 23 de octubre la Junta decretó el `toque de queda´ y el 25 de octubre “el Gobierno declaró el `Estado de Alarma´, para contener la propagación de infecciones causadas por el virus”. Añaden que el 27 de octubre de 2020, “el Ayuntamiento de Cuéllar, en cumplimiento de las anteriores medidas, y dada la situación sanitaria que se está atravesando en la actualidad, canceló todas las autorizaciones del uso de las salas municipales, incluido el Salón de Plenos, para celebrar todo tipo de reuniones”.

“El 29 de octubre de 2020, incumpliendo las indicaciones tanto del Gobierno como de la Junta, e incluso contraviniendo las pautas establecidas por el propio Ayuntamiento dos días antes, nos obligó a acudir a un Pleno en un acto de irresponsabilidad extrema por su parte, y, lo que es peor aún, sin dejarnos explicar nuestra postura, por lo que nos vimos obligados a abandonar el Salón de Plenos”, añaden PP y Cs.

Asímismo señalan que el 3 de noviembre, la Junta estableció el nivel de alerta 4, “prohibiendo todas las reuniones presenciales hasta que se llegue al nivel de alerta 2”. Entre ellas aconseja evitar reuniones presenciales y hacerlas telemáticas en actos de la Administración, como plenos, comisiones…

PP y Cs señalan en suscrito que el alcalde el 20 de noviembre, no atendiendo sus reiteradas peticiones e incumpliendo la normativa señalada “nos obligó a asistir a comisiones informativas, atentando contra el derecho a la salud que nos asiste a los concejales”.

Le recuerdan también al primer edil que el Ayuntamiento ya celebró sesiones de Pleno por vía telemática en abril, mayo y junio “cuando la gravedad de la situación era muy parecida a la actual”. “Por lo que no entendemos su ilógico empecinamiento en mantener sesiones presenciales, cuando el criterio seguido en actuaciones precedentes similares fue el de celebrar esas reuniones online”. de igual modo indican que el pleno de septiembre fue telemático al estar en aquel momento confinado el alcalde aunque indican que el de agosto fue presencial “a pesar de que la portavoz del PP no podía asistir al estar confinada”. Señalan así un un trato discriminatorio por parte de Fraile, pues parece olvidar que no le asisten más derechos que los de cualquier otro concejal de este Ayuntamiento”.

 

Petición

Le piden que reflexione, “que aplique el sentido común, que atienda los reiterados requerimientos que al respecto le han hecho, una y otra vez, los Concejales del PP y de Ciudadanos, que se olvide de aparentar una inexistente normalidad, y, sobre todo, que cumpla no solo con las normas establecidas por el Gobierno y por la Junta sino también con las que ha dictado su propio Equipo de Gobierno en relación con esta pandemia; y en consecuencia que convoque el próximo pleno del día 26 de noviembre de forma telemática, así como las siguientes reuniones que se tengan que celebrar en las actuales circunstancias”. Una petición que no ha sido atendida por el alcalde ya que hoy mismo se ha convocado la sesión de pleno que tendrá lugar el jueves de manera presencial a las 20.00 horas en el salón de plenos del Ayuntamiento.

Advierten los ediles de PP y Cs  que “de persistir en su empeño de mantener a toda costa la presencialidad de las sesiones, sin motivar tal decisión y sin reparar en los daños y perjuicios que con ello puede ocasionar, no dudaremos en exigirle responsabilidades, y las consiguientes indemnizaciones, por su negligente y arbitraria forma de actuar, impropia de quien ostenta su cargo”. Así manifiestan que el alcalde “limita derechos básicos ciudadanos, como el derecho a nuestra salud, se separa del criterio seguido en actuaciones anteriores, y supone un evidente trato discriminatorio”. Por ello añaden que se verán obligados “a solicitar la nulidad de todos los acuerdos adoptados en las sesiones plenarias que se celebren, a partir de ahora, contraviniendo todo lo anteriormente expuesto, en base al artículo 4.1 de la Ley 40/2015 de Régimen Jurídico del Sector Público y al artículo 35.1.a, c e i de la Ley 39/2015 del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas”.