| El Colectivo Feminista 8M ha puesto el foco en los asesinos |

| Fotos: Gabriel Gómez|

Con la lectura de un manifiesto ha dado comienzo en la plaza de los Coches de Cuéllar el acto del Día Internacional contra la Violencia de Género. El frío no ha impedido que unas 200 personas, de todas las edades, se hayan concentrado mostrando su repulsa a la violencia de género.

“Un año más nos reunimos en completo rechazo a toda forma de violencia ejercida sobre las mujeres por el hecho de ser mujeres”, comenzaba el manifiesto. Asímismo, detallaba que en lo que va de año se han registrado 87.508 denuncias por violencia de género, “siendo estas la punta del iceberg, ya que la mayoría de casos de violencia de género no se denuncian”.

En lo que va de año han sido 38 las mujeres asesinadas, dejando 26 menores huérfanos, recogía el manifiesto. También ha aplaudido que desde 2022 se contabilicen los feminicidios fuera del ámbito de la pareja o expareja. Incluyéndose a las mujeres asesinadas tras ser agredidas sexualmente o ser víctimas de trata. Ha puesto el foco en los asesinos “al igual que las asesinadas que no se cuentan no existen, los asesinos que no se nombran tampoco”.

El manifiesto ha sido crítico con el Gobierno de la Junta de Castilla y León “recorta la financiación de campañas contra la violencia de género, pasando de más de 700.000 euros ejecutados en este 2022 a 15.000 euros presupuestados para el próximo año”.

Desde el colectivo han mostrado en el texto su apoyo a las mujeres iraníes que llevan más de dos meses en lucha pese a la represión “buscando poner fin a una larga lista de discriminaciones hacia las mujeres y de leyes arcaicas que rigen sobre toda su ciudadanía”. También han recordado a las mujeres afganas que viven bajo el régimen talibán “excluidas sistemáticamente de la vida pública”.

Finalmente, desde el colectivo han hecho una llamada al optimismo señalando “no nos resignamos a la violencia. Reivindicamos recursos materiales y humanos, formación y concienciación con el objetivo no solo de que no haya víctimas, sino también de ayudar a los supervivientes”. Añaden que existen mujeres que logran salir de la espiral de la violencia machista.

El acto ha continuado con la lectura de los nombres de los asesinos, detallando los datos de la víctima y la forma en que fue asesinada. Le ha dado relevo una performance, con doce mensajes de mujeres colocados sobre el cuerpo de una cubierto con una malla blanca, sobre la que se depositaban besos con carmín rojo.

El micrófono se ha abierto a la intervención de los asistentes, y han sido varios los que se han animado a leer textos y poemas. El acto ha concluido con varias mujeres miembros de la Coral Cuellarana entonando la `Canción sin miedo´ de la compositora y cantautora mexicana Vivir Quintana, un tema que se ha convertido en un himno al feminismo.